Contacta con nosotros

Para cualquier duda o información, puede contactarnos:





He leído y acepto la Política de Privacidad.

C/ Cartagena 76, Madrid 28028 | C/ Ríos Rosas 38 Madrid 28003

16 junio, 2020 a las 11:09 am · · 6 comentarios

Nueva normalidad: Amar de nuevo, amar normal.

A menudo se preguntaba qué hacia ella aquí, con él.

Qué era eso que la retenía. Por qué no cogía las maletas y se iba.

Irse él, ni de coña. Motivos tenía de sobra (para que ella se fuera, digo).

No había mañana que no la mirase con odio al cruzársela entre el dormitorio y el baño o la ladrase preparando el desayuno. La mayor de las veces, tras desayunar, sus aspavientos de gigante tornaban en aspas de molino manchego desvenzijado y de tela rota. No sabía que era peor, si su odio visceral que lo tensaba todo o su victimismo cainita que pudría cualquier brote de esperanza.

Qué hacia ella aquí con él, se preguntaba cuando al terminar de trabajar metía las llaves de vuelta a casa y a pesar de repetirse una y mil veces que esta vez sí, esta vez dejaría el mal humor aparcado en su plaza del garaje se veía de nuevo seco en sus respuestas y altivo en los besos que recién llegado exigía a su compañera.

…qué hacía ella aquí, con él.

……………………………………………………………………..

A menudo se preguntaba qué hacia él aquí, con ella.

Qué era eso que lo retenía. Por qué no cogía sus maletas y se iba ( él,digo).

Motivos tenía de sobra para dejarla,eso estaba claro.

12 junio, 2020 a las 8:53 pm · · 2 comentarios

Plan de vuelo

De ahora en adelante;

elijo decidir.

Decido desempolvar mi vieja mochila.

Decido ser consciente de que la llevo, quizá a las espaldas.

Decido conocer lo que guardo en ella, aceptarlo, llevarlo yo y no pretender que nadie se hiera la espalda para aligerar mi peso.

Decido vaciarla de todo aquello que metieron otros y yo asumí como mío, pero sin hostilidad.

Decido tener compasión del peso que yo sola cargué, asumir que lo necesité.

Decido que lo que llevo en mi mochila no es lo que soy, es lo que ahora utilizo.

Decido hacerla cada día más ligera, mas sin prisa.

20 mayo, 2020 a las 7:56 am · · 6 comentarios

Fake News

Son las 7 de la mañana de un domingo de Mayo. Clarea. El tiempo excepcionalmente primaveral ha dejado chubascos en la ciudad dando paso a lo que, en cualquier rincón del planeta, diríamos que es una mañana agradable.

Hago algo prohibido y prohibitivo; ojeo nada más abrir los parpados los periódicos y las redes sociales en una pantalla de teléfono (yo lo sigo denominando así) sabiéndome conocedor del mal cuerpo que se me va a quedar cuando retire mi atención del bombardeo de fake news, información, manifiestos, opiniones, críticas, pantomimas y exhortaciones de una y otra índole.

Reflexiono sobre ello: ¿Por qué sigo haciéndolo a pesar de que no es bueno para mi salud mental? Siempre que encuentro una noticia rematadamente falsa me pillo un cabreo  que me dura toda la mañana. Y me vienen las palabras de mi maestra y gran psicóloga Pilar Arranz.»A la gente le gusta que le digan lo que tiene que hacer, pero le gusta mucho más hacer lo contrario». A mi al primero.

12 mayo, 2020 a las 12:09 am · · 2 comentarios

Si lo sé…¿ por qué no puedo evitarlo?

Y así ando luchando,

para no repetirme en los encuentros,

por cambiarme el destino que aprendí en tus ojos,

acogiendo a quien, ahora, me presentan los míos.

Zayda Domínguez. Versos de cuaderno.

Creo que no exagero si digo que todos y cada uno de nosotros podemos reconocernos en una frase tan frustrante como: ”Si lo sé, pero no puedo evitarlo”. A veces, todo hay que decirlo, es la perfecta excusa para no esforzarnos en hacer cambios, para ni siquiera intentarlo, sobre todo si es algún aspecto de nosotros mismos que no nos afecta y son otros los que sufren las consecuencias. Otras, sin embargo, se convierte en una lucha eterna que sentimos perder constantemente. Y, en cierto modo, así es; peleamos con nosotros mismos, con aquellas partes de nosotros que nos hacen repetir una y otra vez los mismos patrones, meternos una y otra vez en los mismos líos.

16 abril, 2020 a las 8:43 pm · · 2 comentarios

¿ Tengo que vivir con ansiedad ?

Ansiedad, una palabra que hace años casi no se escuchaba, se ha convertido en los últimos tiempos en habitual de las conversaciones, tanto de oficina como de barra de bar o de la intimidad de confesiones entre seres queridos. Según estudios de la OMS (organización mundial de la salud) ya en 2017 uno de cada cuatro personas sufría ansiedad y en 2018 se calculó que hasta un 29% de la población la sufriría por lo menos una vez en la vida y para 2030 será el principal problema de la salud junto a la depresión. Con estos datos no pretendemos alarmar, si no concienciar y desestigmatizar a aquellos que la sufren.

Más allá de la predisposición genética o eventos puntuales, el estilo de vida actual es en gran medida el factor responsable del aumento de estas enfermedades. Jornadas laborales cada vez más largas, inestabilidad o precariedad laboral, cierto aislamiento social o falta de relaciones sociales de apoyo, modelos de referencia perfectos e inalcanzables y la continua exigencia para cubrir cada vez más áreas de la vida en un nivel óptimo de desempeño conllevan altos niveles de estrés y pueden desencadenar ansiedad.